“Acuérdate de mí, ¿vale? Existimos porque alguien piensa en nosotros y no al revés; no te olvides nunca”

miércoles, 14 de noviembre de 2007

Orgullosa de mí

Querida amiga;
Ahora que no te puedo ver, ahora que no me puedes tocar, te escribo y leo esta carta en voz alta para que me escuches desde donde estés, que sé que lo harás.
Necesito y quiero saber por qué lo hiciste, por qué me dejaste atrás de una manera tan triste, por qué me dejaste sola frente mi oscura vida. Me prometiste que no lo harías si yo te prometía no hacerlo, y rompiste la promesa, una de tantas.
Ahora que ya no estás, ni mi cuerpo ni mi alma tienen vida, mira lo qué has hecho en mí… estoy enferma, enferma de tristeza.
Recuerdo cuando venías corriendo a contarme que habías aprobado primero de bachillerato, o cuando estabas tan ilusionada con el viaje a Londres. También recuerdo cuando llorabas y yo te abrazaba, o cuando con una mirada sabías comprenderme… sólo tú sabías hacerlo, y luego tu sonrisa me llenaba de calma, ¿lo recuerdas?
Yo nunca olvidaré lo que vivimos juntas, porque eres la única persona que sigue en mi corazón sin que yo la pueda ver, ni tocar… solamente te puedo recordar.
La otra noche te pude sentir. Estaba tumbada en la cama, mi madre dándome de comer (por cierto, no te lo he dicho... desde que te fuiste de mi lado la tristeza se apoderó de mí y me hizo hacer algo tan grave que ahora no me deja caminar, otras veces no puedo hablar, estoy enferma, así que me paso el tiempo escribiéndote y recordándote…) y sentí tu presencia cerca de mí, era muy extraño, sentí un escalofrío y mi corazón se aceleró. No me preguntes por qué, pero sé que eras tú… entonces mantuve la calma y susurré: te quiero, jamás te olvidaré.
¿Viste? A pesar de estar muerta en vida intento no volver a romper la promesa que te hice, no volveré a intentar suicidarme nunca más, tú lo hiciste pero yo… seré fiel a lo que una vez prometí, y seguiré luchando por ti, porque sé que cuando nos volvamos a ver estarás orgullosa de mí.

Te extraño.

Espérame.

1 comentario:

Anada dijo...

Muchos llegamos en algún momento al punto de querer safarnos de esta vida, pero como dice Joaquín Sabina … hay más de cien motivos para no hacerlo, aunque sean “mentiras, que valen la pena” … la vida es una gran oportunidad y solo una...LA TUYA.