“Acuérdate de mí, ¿vale? Existimos porque alguien piensa en nosotros y no al revés; no te olvides nunca”

martes, 25 de diciembre de 2007

Un viaje sin mí

Paré el despertador, me cambié de ropa y bajé a tomar un café. Pude sentir la niebla bailando entre mis ojos, el aire húmedo que se agarraba a mi piel y las calles grises que iba dejando atrás conforme iba avanzando mi paso. Entré en el bar, pedí el café y me senté donde siempre, en la mesa justo al lado de la ventana. Me encantaba contemplar los grandes monumentos de la ciudad. No recordaba la última vez que subí a London Eye desde que me había mudado, así que decidí que entonces subiría de nuevo. Pagué la cuenta. Pero al salir del bar tropecé contigo, me miraste. Tan sólo dijiste Lo siento...

Y todo desvaneció al despertarme. Me aseguré de que tú no estuvieras ahí conmigo, fue entonces cuando supe que todo había sido un sueño. Tan sólo un sueño. Te fuiste, sin mí. Me quedé aquí, sin ti. Como una idiota esperando a que volvieras y me llevaras allí, a emprender una nueva vida, para partir de cero. Pero no...


Regálame las calles mojadas y el frío invierno de Londres.
FELIZ NAVIDAD

No hay comentarios: